cortaypega

Still image
CLUB NÁUTICO DE SAN SEBASTIÁN
 
VIVIENDAS EN LA BARCELONETA
 
LA PAGODA
 
Gobierno Civil de Tarragona
 
Casa Huarte
 
blog

 

Cubierta para el Monasterio de San Juan en Burgos

José Manuel Barrio y Alberto Sainz de Aja, arquitectos

El Monasterio de San Juan se fundó en Burgos en 1091, como consecuencia del impulso que las órdenes monásticas dieron al Camino de Santiago, considerada la primera gran ruta cultural de la historia. Si bien la actividad constructiva se prolongó varios siglos, sufrió dos incendios hasta que la desamortización lo desposeyó del uso religioso. Tras ser adquirido por el Ayuntamiento para la ubicación de un Museo municipal en la segunda mitad del siglo XX, diversas intervenciones de mantenimiento le permitieron llegar hasta nuestros días como una ruina consolidada. Sobre las preexistencias a cielo abierto de la iglesia, en 2015 se encarga la construcción de una cubierta para la protección de las ruinas y para la consolidación del uso cultural. Los arquitectos José Manuel Barrio y Alberto Sainz de Aja (BSA arquitectos) proponen un plano plegado continuo que recompone volumétricamente las tres naves de la iglesia desde la abstracción y desde la materialidad contemporáneas. Los apoyos, elevados sobre los muros originales, le otorgan a la cubierta una condición liviana, flotando sobre el antiguo espacio religioso y convirtiéndolo en un nuevo ámbito expositivo que integra una lectura pedagógica de las ruinas del Monasterio y la creación de un discurso evolutivo que localiza inequívocamente la intervención en el espacio y en el tiempo. La intervención ha obtenido el Gran Premio Europa Nostra de defensa del Patrimonio Cultural en su edición de 2017. Ricardo Hernández Soriano, 2017 En este artículo de Plataforma de Arquitectura podéis encontrar información adicional.  


El Caminito del Rey

Luis Machuca Santa - Cruz, 2015

    A unos 40 kms de Antequera, en la sierra del Valle de Abdalajís, aguas abajo del pantano del Chorro y en los desfiladeros de Gaitanejo y los Gaitanes atravesados por el río Guadalhorce, se construyó en los primeros años del siglo XX una pequeña pasarela para permitir el paso a los trabajadores desde la presa de Guadalhorce hasta la hidroeléctrica El Chorro. Posteriormente fue utilizada por ser el camino más corto para que los niños accediesen al colegio cerca del pantano. Inicialmente recibió en nombre de Balconcillos de los Gaitanes, pero en memoria de la visita realizada al pantano del Chorro en 1921 por el rey Alfonso XII, en 1953 se cambió en nombre por el de Caminito del Rey. Cuando el camino dejó de utilizarse entró en un periodo de abandono y natural deterioro por el paso del tiempo. En los años noventa se utilizaba como recorrido turístico y aceleró su deterioro, al que se añadieron actos de vandalismo, hasta llegar a ser peligroso transitar por ella y a principios de este siglo se cerró al público. Tras unos años inaccesible, el Caminito del Rey ha sido rehabilitado por el arquitecto Luis Machuca Santa-Cruz en una actuación respetuosa e integrada en el paisaje mediante un trazado que se desarrolla unos metros por encima de la pasarela antigua, que ha quedado como un vestigio y resto arqueológico de lo que había sido. La ejecución de la obra se ha materializado anclando a la roca una estructura metálica ligera sobre la que se apoyan unos tablones de madera. Al final del recorrido, para cruzar la garganta se ha dispuesto un puente colgante con un pavimento de rejilla metálica tipo tramex; esta pasarela pasa completamente desapercibida durante el recorrido al coincidir visualmente con el cruce de la conducción de agua. Miguel Centellas Soler, 2017   Para obtener más información sobre cómo llegar, programar la visita, historia y demás cuestiones, visitad la página oficial. Y si os gusta la arquitectura del movimiento moderno, deteneos un momento en la presa, un poco antes del Sillón del Rey, para conocer la Capilla - Escuela del Chorro, de Luis de Cossío Blanco.          


Gómez del Collado, arquitecto

Hace unos días nos llegó un paquete postal; un regalo de un amigo. Y no por anunciados los regalos hacen menos ilusión. En un precioso formado de medio A4 vertical, el Catálogo de la Exposición conmemorativa del primer centenario del nacimiento de José Gómez del Collado (1910-2010). El catálogo realiza un rápido recorrido por la obra de este arquitecto de la localidad asturiana de Cangas del Narcea; por la obra construida y por los proyectos no realizados. Si Joaquín Vaquero Palacios e Ignacio Álvarez Castelao ya eran referencias conocidas, desde la primera vez que José Ramón Puerto Álvarez (comisario de la exposición y responsable del catálogo) nos mostró alguna obra de su paisano fuimos conscientes de la calidad del trabajo de Gómez del Collado. El paso del tiempo y el gran trabajo de investigación, difusión y puesta en valor que está realizando José Ramón en estos años nos permite apreciar con perspectiva la amplitud de la obra de este arquitecto: numerosos bloques de vivienda (calle Alcalde Díaz Penedela, Barrio Nuevo, calle Pelayo), grandes intervenciones (Barrio del Fuejo, incluido un maravilloso puente colgante), pequeños locales comerciales, o su propia vivienda – estudio son solo algunos ejemplos de la variedad de recursos y lenguajes empleados por Gómez del Collado en su amplísima obra, que de momento ha merecido la inclusión de diecisiete (¡diecisiete!) de ellas en los Registros Docomomo, lo que da una idea de la calidad de la misma y de la necesidad imperiosa de proteger debidamente este patrimonio. Llegamos, eso sí, siete años tarde para poder visitar la exposición, pero estamos seguros de que tarde o temprano podremos disfrutar de una publicación (y por qué no, otra exposición), que nos permita sumergirnos de pleno en la obra de este gran arquitecto tan desconocido. Muchas gracias a José Ramón por mostrarnos la arquitectura de Gómez del Collado y por facilitarnos el material para conocerla.


 

¿Quieres mantenerte al día de nuestras actividades? ¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias! Tendrás que confirmar tu alta desde el email (revisa tu carpeta de correo no deseado por si acaso). ¡Gracias!

cortaypega | ©2013