cortaypega

Flexágono

19 julio, 2014

El flexágono fue descubierto por el matemático Arthur H. Stone en 1939, de manera casi accidental. Lo denominó así en combinación de las palabras hexágono y flexar (doblar), puesto que la figura que había descubierto tenía forma hexagonal pero con unas particulares propiedades al doblarse:

Se obtiene al doblar una tira de papel formando un hexágono y uniendo sus extremos, y sus propiedades “mágicas” consisten en que siendo una figura plana, con dos caras, esconden una tercera cara que se mostrará manipulándolo adecuadamente.

El mejor modo de entenderlo es haciéndolo:

1. Dibujar una sucesión de diez triángulos equiláteros encajados entre sí. (Aquí podéis descargar el dibujo para realizarlo). Recortar la tira.

2. Numerar los triángulos para seguir el proceso.

3. Es conveniente marcar todos los dobleces, en ambos sentidos, para facilitar luego el movimiento.

4. Doblar en valle (doblez cóncavo) entre los triángulos 4 y 5, y en montaña (doblez convexo) entre los triángulos 7 y 8.

5. Doblar en valle entre los triángulos 2 y 3, para dejar pasar atrás el triángulo 10, recolocando el 2 sobre el 20.

6. Doblar en montaña entre 1 y 2, y pegar la parte trasera de 1 con la parte trasera de 10.

7. La figura resultante se denomina flexágono, pues tiene forma hexagonal y cambia al flexionarse.

Si una vez construido coloreáis las caras con colores distintos veréis muy bien el resultado.

Pero… ¿cómo aparece la tercera cara?

Por cierto, nuestra tarjeta corporativa es un marcapáginas realizado con este mismo mecanismo.

 

 

 


…y tres exposiciones. 5 razones por las que “la pagoda” es una obra maestra de la arquitectura
…y tres exposiciones.
5 razones por las que “la pagoda” es una obra maestra de la arquitectura

responder

cortaypega | ©2013