Publicado el Deja un comentario

La Farola de Málaga

Este año se ha cumplido el segundo centenario del encendido de la icónica Farola de Málaga. Con este motivo reproducimos el texto sobre dicha construcción en el libro «El Puerto de Málaga. 30 siglos de vida. 400 años de historia», de los historiadores Francisco Cabrera y Manuel Olmedo auspiciado por la Junta del Puerto y que obtuvo el  I Premio de Andalucía de Cartografía Histórica. La planimetría reproducida corresponde al arquitecto Ciro de la Torre.

Además, en este artículo recientemente publicado en La Opinión de Málaga se presenta una nueva e interesante publicación de los autores.

Próximamente, además, os contaremos alguna novedad relacionada.

Sebastián del Pino Cabello, arquitecto, agosto 2017

Imagen extraída de Google Maps.

Su construcción comenzó en 1814 terminándose tres años más tarde, aunque, como es de suponer, hasta la fecha indicada contaron estas instalaciones con un sistema de iluminación más artesanal y por lo tanto menos eficaz que cumplía, en cierta medida, tan fundamental misión protectora para la navegación nocturna. Veamos una sucinta relación de los hechos con parte de los datos de que disponemos.

Remontándonos en el tiempo, parece ser que ya los primeros pobladores de estas tierras encendían una hoguera en la cumbre de nuestro secular Gibralfaro, para guiar a las naves durante la noche por las a veces inquietas aguas mediterráneas. Los árabes mantuvieron el mismo sistema o, cuanto menos, conservaron parte de su nombre de indudable etimología helena: “Gibel al Phar”, esto es, monte del faro.

La llegada de la Modernidad trajo consigo la espectacular transformación de los muelles malacitanos que hemos tenido ocasión de comentar a lo largo de este libro. Sin embargo, hasta 1722, no nos aparecen noticias de que fueran denunciadas las dificultades que extrañaban para el tráfico marítimo el tomar sin luz la bocana del puerto.

Así, hubo que esperar al ingeniero Jorge Próspero Verbom, para encontrar el diseño de una linterna de cantería que estaba destinada a ocupar la cabeza del muelle viejo, una vez que ésta se hubiese terminado totalmente, lo cual no se produjo hasta mucho tiempo después.

En consecuencia, se dispuso por el mismo equipo técnico y directivo la erección de un fanal provisional de madera conteniendo lámparas de aceite, el cual se iba haciendo avanzar a lo largo del dique a medida que las obras progresaban: sistema que, aunque se nos antoja insuficiente por el poco alcance de las luces, resultaba útil hasta donde podía.

De esta forma navegaron nuestros marinos durante el siglo XVIII y los comienzos del XIX, si bien, en el último tercio del primero de los citados aparecen algunos intentos fallidos de sustituir la precitada gavia, cuyo mantenimiento era además sin duda engorroso debido a los deterioros sufría con la humedad y el salitre, por un faro de obra que mejor pudiera satisfacer a las exigencias de su servicio.

Hubo que esperar hasta 1817 para contemplar a nuestra bahía iluminada con la suficiente potencia como para asegurar, en la medida de lo posible, una navegación que cada vez se hacía más intensa.

Surgió entonces la malagueña Farola, construida en la fecha indicada por el ingeniero Joaquín María Pery, quien la planificó para la cabeza del muelle de levante, junto a la batería de San Nicolás, y con una estructura troncocónica. Encima de la base menor se ubicaba el aparato iluminador, que supuso la culminación de viejas aspiraciones de la clase comercial local y de cuantas personas tenían en la mar su modo de vida. Dos lápidas en el interior del edificio recuerdan a todos tales hechos:

REINANDO FERNANDO VII EL AMADO

se hizo esta obra y cuanto hay en

ella está ejecutado con materias y

por artífices españoles.  Año de 1817.

Esta obra fue proyectada y dirigida

por el Brigadier de la Armada,

Director del Puerto de Málaga

D. Joaquín María Pery y de Guzmán.

El mencionado marino, que llegaría a ser nombrado ingeniero director del puerto de Málaga por real orden de 27 de septiembre de 1833, según consta en su expediente militar, ya tenía en este tipo de trabajos sobrada experiencia, habiendo construido un fanal de similares características en el Castillo de San Sebastián de Cádiz, según la decisión de su Junta en sesión de 15 de julio de 1794.  Posteriormente fue destinado a Málaga, ciudad en la que había estado con anterioridad cumpliendo varios encargos relativos a las obras públicas locales, en los cuales siempre demostró una gran eficacia. Su hoja de servicios recoge el proyecto aquí analizado con estas palabras:

En real orden de 15 de junio se dignó S. M. aprobar la pronta conclusión de la nueva torre que construyó en el muelle del puerto de Málaga para colocar sobre ella el fanal giratorio.

Una publicación de la época recoge y describe tan importante elemento en el normal desenvolvimiento de­ tráfico portuario de la forma siguiente:

Merece sobre todo particular mención el nuevo fanal giratorio, construido para auxilio de los navegantes del Mediterráneo en la punta del muelle viejo del puerto, por el celo y dirección del ingeniero en jefe de marina D. Joaquín María Pery, a quien debe Málaga las obras de más importancia y utilidad en estos últimos tiempos.

Tiene una elevación vistosa y proporcionada, y todos los materiales que entraron en su construcción fueron elaborados en el suelo español. La cúpula es de bronce, los cristales fueron hechos en la Granja y los reverberos de plata son del acreditado taller de D. Manuel Marín… … Se encendió por primera vez el 30 de mayo del mismo año (1817), día del Rey N. S.

Una vez inaugurado desempeño un importante papel aumentando la seguridad del tráfico marítimo de la zona.

En 1853 fue aprobado el proyecto del ingeniero Ángel Mayo que pretendía dotar de una vivienda al farero que tenía como obligación cuidar del buen funcionamiento de la linterna.

Dos años más tarde se reformó la parte superior de la torre para acoger “a un nuevo aparato luminoso”, ya que la densidad del comercio y la envergadura de los buques había aumentado considerablemente, siendo inauguradas las obras en 1858.

Por último, iniciado el siglo XX, se vio la necesidad de aumentar de nuevo el espacio disponible a las habitaciones y servicios, realizándose en 1909 el correspondiente estudio que, tras ponerse en ejecución, se liquidó en 1915 en la cantidad de 24.996,61 Pts.

Planos del arquitecto Ciro de la Torre.

Publicado el Deja un comentario

Cubierta para el Monasterio de San Juan en Burgos

El Monasterio de San Juan se fundó en Burgos en 1091, como consecuencia del impulso que las órdenes monásticas dieron al Camino de Santiago, considerada la primera gran ruta cultural de la historia. Si bien la actividad constructiva se prolongó varios siglos, sufrió dos incendios hasta que la desamortización lo desposeyó del uso religioso. Tras ser adquirido por el Ayuntamiento para la ubicación de un Museo municipal en la segunda mitad del siglo XX, diversas intervenciones de mantenimiento le permitieron llegar hasta nuestros días como una ruina consolidada.

Sobre las preexistencias a cielo abierto de la iglesia, en 2015 se encarga la construcción de una cubierta para la protección de las ruinas y para la consolidación del uso cultural. Los arquitectos José Manuel Barrio y Alberto Sainz de Aja (BSA arquitectos) proponen un plano plegado continuo que recompone volumétricamente las tres naves de la iglesia desde la abstracción y desde la materialidad contemporáneas. Los apoyos, elevados sobre los muros originales, le otorgan a la cubierta una condición liviana, flotando sobre el antiguo espacio religioso y convirtiéndolo en un nuevo ámbito expositivo que integra una lectura pedagógica de las ruinas del Monasterio y la creación de un discurso evolutivo que localiza inequívocamente la intervención en el espacio y en el tiempo.

La intervención ha obtenido el Gran Premio Europa Nostra de defensa del Patrimonio Cultural en su edición de 2017.

Ricardo Hernández Soriano, 2017

En este artículo de Plataforma de Arquitectura podéis encontrar información adicional.

 

Publicado el Deja un comentario

El Caminito del Rey

 

 

A unos 40 kms de Antequera, en la sierra del Valle de Abdalajís, aguas abajo del pantano del Chorro y en los desfiladeros de Gaitanejo y los Gaitanes atravesados por el río Guadalhorce, se construyó en los primeros años del siglo XX una pequeña pasarela para permitir el paso a los trabajadores desde la presa de Guadalhorce hasta la hidroeléctrica El Chorro. Posteriormente fue utilizada por ser el camino más corto para que los niños accediesen al colegio cerca del pantano.

Inicialmente recibió en nombre de Balconcillos de los Gaitanes, pero en memoria de la visita realizada al pantano del Chorro en 1921 por el rey Alfonso XII, en 1953 se cambió en nombre por el de Caminito del Rey.

Cuando el camino dejó de utilizarse entró en un periodo de abandono y natural deterioro por el paso del tiempo. En los años noventa se utilizaba como recorrido turístico y aceleró su deterioro, al que se añadieron actos de vandalismo, hasta llegar a ser peligroso transitar por ella y a principios de este siglo se cerró al público.

Tras unos años inaccesible, el Caminito del Rey ha sido rehabilitado por el arquitecto Luis Machuca Santa-Cruz en una actuación respetuosa e integrada en el paisaje mediante un trazado que se desarrolla unos metros por encima de la pasarela antigua, que ha quedado como un vestigio y resto arqueológico de lo que había sido.

La ejecución de la obra se ha materializado anclando a la roca una estructura metálica ligera sobre la que se apoyan unos tablones de madera. Al final del recorrido, para cruzar la garganta se ha dispuesto un puente colgante con un pavimento de rejilla metálica tipo tramex; esta pasarela pasa completamente desapercibida durante el recorrido al coincidir visualmente con el cruce de la conducción de agua.

Miguel Centellas Soler, 2017

 

Para obtener más información sobre cómo llegar, programar la visita, historia y demás cuestiones, visitad la página oficial.

Y si os gusta la arquitectura del movimiento moderno, deteneos un momento en la presa, un poco antes del Sillón del Rey, para conocer la Capilla – Escuela del Chorro, de Luis de Cossío Blanco.

 

 

 

 

 

Publicado el Deja un comentario

Gómez del Collado, arquitecto

Hace unos días nos llegó un paquete postal; un regalo de un amigo. Y no por anunciados los regalos hacen menos ilusión. En un precioso formado de medio A4 vertical, el Catálogo de la Exposición conmemorativa del primer centenario del nacimiento de José Gómez del Collado (1910-2010). El catálogo realiza un rápido recorrido por la obra de este arquitecto de la localidad asturiana de Cangas del Narcea; por la obra construida y por los proyectos no realizados.

Si Joaquín Vaquero Palacios e Ignacio Álvarez Castelao ya eran referencias conocidas, desde la primera vez que José Ramón Puerto Álvarez (comisario de la exposición y responsable del catálogo) nos mostró alguna obra de su paisano fuimos conscientes de la calidad del trabajo de Gómez del Collado.

El paso del tiempo y el gran trabajo de investigación, difusión y puesta en valor que está realizando José Ramón en estos años nos permite apreciar con perspectiva la amplitud de la obra de este arquitecto: numerosos bloques de vivienda (calle Alcalde Díaz Penedela, Barrio Nuevo, calle Pelayo), grandes intervenciones (Barrio del Fuejo, incluido un maravilloso puente colgante), pequeños locales comerciales, o su propia vivienda – estudio son solo algunos ejemplos de la variedad de recursos y lenguajes empleados por Gómez del Collado en su amplísima obra, que de momento ha merecido la inclusión de diecisiete (¡diecisiete!) de ellas en los Registros Docomomo, lo que da una idea de la calidad de la misma y de la necesidad imperiosa de proteger debidamente este patrimonio.

Llegamos, eso sí, siete años tarde para poder visitar la exposición, pero estamos seguros de que tarde o temprano podremos disfrutar de una publicación (y por qué no, otra exposición), que nos permita sumergirnos de pleno en la obra de este gran arquitecto tan desconocido.

Muchas gracias a José Ramón por mostrarnos la arquitectura de Gómez del Collado y por facilitarnos el material para conocerla.

[pix_slideshow data_slideshow=’gomezcollado’]

Publicado el Deja un comentario

Visita al Club Náutico

El pasado 15 de junio la Asociación Española para la Protección del Patrimonio Arquitectónico del Siglo 20 (AEPPAS20) organizó una visita al Club Náutico de San Sebastián, con la compañía de José Ángel Medina, arquitecto responsable de la última restauración.

El posterior coloquio contó con la presencia de Miren Azkarate (Concejala de Capitalidad de la Cultura 2016, Cultura, Euskera y Educación), Martín Gabarain (Vocal RCNSS), Ignacio Latierro (Librería Lagun), Agustín Zulueta (profesional de la vela) y Fernando Espinosa de los Monteros (de Aeppas20), además del propio José Ángel Medina.

Una estupenda iniciativa de esta asociación que tiene como finalidad promover la protección, conservación, recuperación y divulgación del patrimonio arquitectónico y cultural del Siglo 20, entendiendo por tal los monumentos, conjuntos, sitios, arquitecturas singulares y paisajes urbanos o culturales, todos ellos del Siglo XX, que por sus características particulares, las de su entorno, su significado cultural o social, revistan un interés especial digno de protección, conservación y promoción.

Recorte Diario Vasco
Reseña publicada en el Diario Vasco 16/6/2016

 

[pix_slideshow data_slideshow=’visitacn’]

Publicado el Deja un comentario

Reimpresión de La Pagoda

Estamos muy contentos de anunciaros que YA disponemos de nuestra reimpresión de La Pagoda.

Muchas gracias a quienes nos habéis hecho llegar vuestro interés por nuestro primer recortable; nos enorgullece el hecho de haber agotado nuestras existencias, y saber que son pocos los ejemplares que quedan distribuidos por las librerías que conforman nuestra red de ventas. Gracias a todos por este homenaje a la obra de Miguel Fisac.

 

 

Pagoda

Publicado el Deja un comentario

La voz del arquitecto

La emisora COPE Jaén emite, en colaboración con el Colegio Oficial de Arquitectos de Jaén, un espacio quincenal titulado «La voz del arquitecto», los miércoles entre las 12.30 y las 13.00. En este espacio se han tratado algunos temas tan interesantes como La peatonalización del casco, La catedral de Jaén, El Jaén monumental, Jaén, marca de ciudad, y el nuevo Plan General de la ciudad.

El miércoles 20 de abril participé en este espacio hablando de la Estación de Autobuses de Jaén. Podéis escuchar el programa en este enlace, a partir del minuto 12.

Y además aquí podéis ver los paneles que preparé para la exposición «mmJ: una mirada hacia la arquitectura del movimiento moderno en la provincia de Jaén», comisariada en el año 2013 para el Colegio Oficial de Arquitectos de Jaén, y que ha rotado por Jaén, Andújar y Miraelrío en estos años.

Fernando Jiménez Parras, arquitecto, abril 2016

10_07BUS1

11_07BUS2

Publicado el Deja un comentario

Casa Rietveld Schroder

rietveld-schroder-recortable-3

rietveld-schroder-recortable-2

DATOS DEL RECORTABLE:

Casa Rietveld Schroeder Gerrit Thomas Rietveld (1888‐1964) para la señora Truus Schröder

Gerrit Thomas Rietveld (1888‐1964), 1924

situada en Utrecht, Holanda 

Diseño de la maqueta año 1986 por Victor Veldhuyzen van Zante. Gouda. The Netherlands.

Escala 1:50.

ISBN 90-70883-10-4/CIP

Impreso por Druk: van Tilburg. Distribuido por ACADEMIA. Delf. The Netherlands.

COLECCIÓN DEL PINO – VERA

rietveld-schroder-recortable-1

Publicado el Deja un comentario

Viviendas en la Font Dolça, Alcoy

Alcoy Font Dolça

José Joaquín Aracil proyectó en 1961 este conjunto de viviendas en las afueras de Alcoy (Alicante)  en el barrio de la “Font Dolça”. A partir de un reducido presupuesto, la ordenación se realiza con cajas de escalera abiertas a fachada mediante una gran cristalera. Los núcleos de comunicaciones verticales dan acceso a dos viviendas por planta.

La fachada se formaliza mediante unas bandas cromáticas de ladrillo blanquecino colocado a tizón alternado con un aplacado con rasilla rojiza en vertical que se remata mediante una visera de hormigón en voladizo.

Esta obra es el antecedente a la que construiría unos años más tarde, entre 1963 y 1965, para la Cooperativa de viviendas Pio XII, conocida como “El Taray” en Segovia junto a los arquitectos Luis Miguel Suárez-Inclán y Antonio Viloria como paradigma de la agrupación en corredor.

Miguel Centellas Soler

Publicado el Deja un comentario

Teatro del Mundo

PORTADA

DSCN0484

El edificio del Teatro del Mundo fue un diseño del arquitecto italiano Aldo Rossi, el cual estuvo vinculado con España por su participación en diversos proyectos, congresos, colaboraciones con arquitectos españoles (recuerdo su participación y propuesta del antiguo Corral del Conde de Sevilla. Estuvo en uso entre los años 1979 y 1981, abriéndose oficialmente el 11 de Noviembre de 1979 en Venecia. Fue encargado por el Departamento de Arquitectura y Teatro de la Bienal de Venecia, instalado en la Punta della Dogana frente a la Plaza de San Marcos.

Mi interés por esta construcción, fue la coincidencia en el tiempo entre mis estudios de arquitectura en Sevilla. Las publicaciones de entonces, la novedad, la originalidad y la construcción similar a un mecano de materiales ligeros en madera, junto con la feliz coincidencia de llegar a mis manos el recortable en papel, hizo que esta construcción tuviera un especial sentido e interés.

El recortable lo monté en pocas horas, pues fue iniciarlo y no parar hasta acabarlo, y a la vista de su sencillez y ninguna complejidad, formado por formas sencillas poligonales  y regulares.

Acompaño algunas imágenes del material incluido en el ejemplar que compré. Esto eran planos, bocetos, textos en holandés e inglés, todo ello en una carpetita sencilla de solapas de dimensiones 300 x 217 milímetros en cartón de gramaje aproximado 300 gr/m2.

Para los amantes del recortable y la arquitectura es un ejemplar curioso y entrañable. Lo conservo, formando parte de mi colección, en mi oficina sobre una peana.

Que lo disfrutéis si llega a caer en vuestras manos.

Sebastián Del Pino Cabello

DSCN0487

CONTRAPORTADA

DATOS DEL RECORTABLE:

TEATRO DEL MUNDO . Arquitecto ALDO ROSSI.   Diseño  del recortable Onno A. van Nierop.  Año 1984.

Recortable “TEATRO DEL MONDO. Venezia, 1979. ACADEMIA HOLLAND. Onno A. van Nierop. 1984”.

Editado por la Academia boekhandel.  Delf.   Holanda.   ACADEMIA DE HOLANDA.

Escala 1:100.

ISBN  9071137015/CIP

COLECCIÓN DEL PINO – VERA